El Colesterol “no es tan malo”: el problema es el Síndrome Metabólico

Colesterol

El colesterol parece que se ha convertido en el “enemigo público nº1” de la salud pero realmente no tiene nada que ver con la realidad y si más con los “intereses” comerciales de algunas empresas de nutrición.

El colesterol esta presente en todas las células del cuerpo humano y es fundamental para su buen funcionamiento.

Lo que mucha gente no sabe que los rayos solares transforman los radicales del colesterol en vitamina D, trascendente para proteger la piel de agentes químicos evitando su deshidratación y necesario para la mineralización de nuestros huesos. Además de formar parte del 90% de las neuronas de nuestro cerebro, el colesterol también forma la mayoría del sistema glandular hormonal del cuerpo, como las sexuales y las tiroideas.

La primera aclaración que hay que hacer es que la influencia de alimentación es menor de lo que nos quieren hacer creer, ya la mayor parte del colesterol se produce en el hígado y solo aquellas personas que padecen de hiperlipidemia hereditaria-familiar son las que deben tener especial cuidado con su dieta y aumentar el ejercicio físico.

Ahora bien si al mismo tiempo se padece de hipertensión, obesidad o sobrepeso, diabetes, sedentarismo y tabaco,entonces las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que los que tienen 200 (índice de Framingham)

A este conjunto de riesgos cardiovasculares se le denomina Síndrome Metabólico y su principal hándicap es que estas enfermedades se se retroalimentan entre sí potenciando su efecto negativo sobre la salud siendo responsable de la mayoría de los infartos agudos de miocardio e ictus.

La parte positiva es que una vez diagnosticada la dislipemia podemos actuar activamente en la disminución de niveles de colesterol con una alimentación equilibrada y sin grasas saturadas como la dieta mediterránea y realizando un programa de ejercicio aeróbico (caminar, carrera suave, ciclismo, natación…) de intensidad moderada (tres a cinco sesiones por semana) se traduce en un aumento del HDL (colesterol bueno) y reduce el LDL (colesterol malo) y los niveles de triglicéridos.

Actualmente se habla mucho del“empoderamiento” de los pacientes y el “Envejecimiento Activo Saludable” de la población que se desarrolla dentro de autogestión responsable salud a través de las nuevas tecnologías: apps, plataformas webs, guías, calculadoras, wearables, como una de las soluciones más inteligentes para abordar el grave problema de la inversión de la pirámide poblacional en los próximos años.

Las entidades socio-sanitarias y las empresas ya están empezando a tomar conciencia del problema poniendo a disposición de los médicos y los pacientes las primeras herramientas digitales, tenemos aquí algunos ejemplos:

La Sociedad Europea de Hipertensión (ESH), en colaboración con la Sociedad Italiana de Hipertensión, acaba de lanzar una aplicación móvil para Smartphone y Tablet para monitorizar la presión sanguínea, a la vez que facilita la compartición de los resultados con el personal médico

La guía conjunta de la Sociedad Europea de Cardiología y la European Atherosclerosis Society para el manejo de la dislipemia.

Las calculadoras del Índice de Masa Corporal que nos informan sobre si estamos entre los parámetros adecuados a nuestra salud (18-25).

Receta Médica Online apuesta por la innovación para crear un ecosistema interactivo que permita la nueva sociedad digital tomar el pulso de su salud sin aumentar los costes sanitarios, verdadero “caballo de batalla” de cualquier gobierno y pedir un consejo médico o una segunda opinión a través de una videoconsulta

Dr Roberto Medina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *